1. Almacene la tabla en un lugar seco tras su uso.

  2. Nunca lave su tabla de cortar en el lavavajillas ni la coloque en un horno microondas o en un horno convencional.

  3. Después de su uso, limpie con un paño suave humedecido con agua jabonosa, enjuague y luego seque con un paño o toalla de papel.

  4. Para un acabado más duradero use regularmente  la mezcla de vaselina líquida y cera de abejas que se suministra con la tabla de corte.

  5. No utilice aceites comestibles como aceite de girasol, aceite de oliva, etc. para tratar la tabla, ya que se volverán rancios con el tiempo.